Compartir

¿A menudo sientes un dolor punzante en tu talón? Quizás el malestar sea más común durante las mañanas, en las noches o cuando intentas afincar el pie, si llegas a tener estos síntomas quiere decir que estas padeciendo de fascitis plantar, una inflamación en el talón que poco a poco llega a la zona de los dedos e imposibilita el correcto caminar. Es muy común en los atletas debido al exceso de estiramiento en los pies. Sin embargo, toda enfermedad tiene una cura o tratamiento y es necesario que sepas que hacer en el caso de presentar este malestar.

Cuando se padece de fascitis plantar el dolor puede llegar a ser muy agudo, algunas veces no se puede ni caminar y llega a afectar no solo el pie sino toda la pierna, evitando así que realices tus actividades cotidianas. Para eliminar estas dolencias puedes aplicar estos 3 métodos infalibles y muy recomendados por la comunidad que en algún momento sufrió de fascitis plantar.

3 métodos sencillos para erradicar el dolor en el talón

Soporte en la pared:

En las mañanas antes de empezar con tu vida cotidiana, colócate frente a la pared, es necesario que esté completamente descalzo para realizar esta actividad. Ahora bien, presiona ambas manos en la pared y separa tus pies de manera que queden uno frente al otro a una distancia considerable.

Cuando estés en la posición correcta, estira un poco la pierna izquierda, así lograrás la relajación de todo el pie. Mantente así por 5 minutos para luego cambiar de pierna y repetir la acción.

Hielo:

Para hacer este ejercicio, es necesario que enrolles varios cubos de hielo en un trozo de tela o en un pañito, lo colocas en el suelo y pones tu pie encima para rodarlo justo en la zona arqueada de la extremidad inferior.

El hielo relaja y activa las células del miembro inferior. Sigue haciendo el ejercicio por al menos 20 minutos y luego cambia de pie, repitiendo exactamente los mismos pasos.

Fricciones fuertes:

Es necesario hacer presión con los pulgares desde el talón hasta el comienzo de los dedos, justo allí masajea circularmente para luego friccionar los dedos y bajar nuevamente al talón. Sigue haciendo lo mismo unas 5 veces más para luego cambiar la posición y empezar a hacer fricción en el otro pie.

Estos métodos debes realizarlos siempre durante la mañana y antes de acostarte por al menos 2 semanas. Si el problema persiste, entonces debes acudir con tu médico de confianza para que empieces con terapias más elaboradas.

¿Qué esperas para empezar a emplear estos ejercicios prácticos y deshacerte de una vez por todas del dolor en el talón? Recuerda que tu salud es primordial y lo ideal es hacer lo necesario para mantenernos sanos y enérgicos durante todo el día.