Compartir

Una persona decidió jugar una broma a personas comunes que transitaban por la calle, logrando molestar a los supuestos afectados.

Este joven simuló estar tomando fotografías con su celular justo en frente de las personas, pero las víctimas no entendían que se trataba de una selfie.

Muchas personas demostraron su molestia con el joven; algunos le soltaron algunos puñetazos, otros más destrozaron su teléfono móvil.

Esta broma es tal vez igual de arriesgada que la broma de Roman Atwood, quien fingía robar gasolina de algunos automóviles.

Aquí un vídeo más de Denniscee, un joven que ha alcanzado mucha popularidad en YouTube.