Compartir

Tanzania es uno de los países más pobres del continente Áfricano. En este lugar existen aún tribus que practican rituales espiritistas, brujos y tienen extrañas costumbres, así como prácticas religiosas sanguinarias.


Tienen una desgraciada creencia, tiene que ver con los albinos, son personas con una mutación genética, que provoca la falta de pigmentación en el cabello, la piel y los ojos, lo que les da una apariencia muy distinta. Parece que son completamente blancos.

Por el particular aspecto de los albinos la mayoría de las religiones practicadas en Tanzania,los ven como espíritus malignos e inmortales que traen desgracias y mala suerte.

Por estas creencias lo que les hacen es algo cruel:

Se cazan a los albinos como animales, con machetes, flechas y cuchillos, ya que muchos piensan que sus órganos y otras partes de su cuerpo, tienen poderes mágicos y propiedades especialmente místicas que pueden volver a la gente rica o darle cierta habilidad especial, Por esta razón son vendidos a gente pudiente como el platillo más caro del mundo. Sí, leíste bien, estas personas son cocinadas en partes para venta a gente millonaria que desean alcanzar la vida eterna o ganar algún poder místico.

Esta creencia tan reprochable ha dado pie al tráfico humano, para la fabricación de amuletos y todo tipo de productos para la buena fortuna. Incluso se cree que la clase política y los más poderosos económicamente, hacen uso de estos “amuletos”  supuestamente mágicos para obtener ventaja en los negocios o en campañas electorales y claro, nunca falta el que se deleite con exquisitos platillos hechos a base de estas pobres personas indefensas.

Hay niños que son perseguidos, mutilados y asesinados, con tal de abastecer la demanda. Aunque ahora el gobierno ya ha puesto medidas que prohíben estas prácticas, la caza de albinos no cesa, por el contrario, ahora los precios van a la alza por la dificultad que genera.

¿Te imaginas cuanto puede valer la vida de un ser humano? Pues en Tanzania, un platillo hecho con el brazo o pierna de un albino puede costar alrededor de 3000 euros, y todo el cuerpo está en aproximadamente 60,000 euros, según el Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Refugiados, el miedo de ser mutilado y arrebatado de su familia, es algo que un pequeño no debería sufrir, a ningún precio.

Imagina tener que salir de casa con un par de cuchillos para no ser atacado por fanáticos religiosos o cazadores del mercado. Desde el año 2006, han desaparecido 71 personas albinas, 29 han sido atacadas y mutiladas, y solamente 10 de esos casos, han tenido consecuencias. Por eso hay varios activistas que se encargan de defender a estas personas indefensas que son tan vulnerables en Tanzania.

¿Cuánto tiempo más debe pasar para que termine esta masacre? La ignorancia y la sed de poder son, definitivamente de los peores enemigos de la humanidad.