Compartir

 

Una adolescente de 17 años, Viktoria Kuznetsova, se enfrenta a 10 años de cárcel por el abandono de su bebé, el cuál dejó morir de hambre por ir de fiesta junto con sus amigos en la ciudad de la Rostov, Rusia.

Prefirió la fiesta y no a su bebé.

El bebé, Egor de nueve meses, vivía junto a su madre y su marido. Al padre del bebé lo llamaron a hacer el servicio militar.

Viktoria colocó al bebé dentro de su cochecito y lo dejó solo en la casa para irse de fiesta junto con sus amigos toda una semana, según informa el periódico TheSun.

Los vecinos de Kuznetsova sospecharon que algo estaba mal al no ver a Viktoria en días y oír al menor llorar tanto y decidieron avisar a la policía, quienes más tarde descubrieron el cuerpo del menor.

Kruznetsova fue apresada y reconoció en el interrogatorio que había dejado al bebé solo para que muriese, ya que no deseaba cuidar de su hijo.

También pudimos saber el niño había estado en el orfanato durante ocho meses, sin embargo, más tarde se había devuelto a la madre.