Compartir

Hasta el momento este vídeo ha sido visto más de un millón de veces.

Esta es la historia de un encuentro que nos enterneció y que nos demuestra que los animales suelen tener actitudes muy humanas. Sucedió cuando los buzos Cameron Dietrich y Colin Sutton pescaban atún en las playas del Caribe Mexicano y notaron que una tortuga tenía su aleta izquierda atrapada en una cuerda.

Ambos se acercaron para ayudarla y tras unos momentos lograron soltarla.Al verse liberada, la tortuga parecía alejarse, pero volvió para acercarse a Dietrich, lo vio fijamente y se dejó tocar por él.Este momento tan especial fue grabado en marzo por Sutton, y la historia fue dada a conocer recientemente por medios internacionales.